El médico que creó el electrocardiograma

 

Willem Einthoven fue un reconocido médico y ganador del Premio Nobel de Medicina en 1924 por sus contribuciones al desarrollo del electrocardiograma y a su aplicación clínica. Hoy, a 159 años de su nacimiento, Google le rinde homenaje con un doodle especial.

Einthoven nació el 21 de mayo de 1860 en la actual Indonesia, cuando todavía era una colonia holandesa. Fue criado dentro de una familia acomodada, su abuelo materno era un importante funcionario de la isla de Java y su padre era médico militar. A los 10 años, tras la trágica muerte de su padre, la familia decidió regresar a Holanda.

Einthoven estudió Medicina en la Universidad de Utrecht, especializándose en electrofisiología cardíaca. A los 26 años de edad ya era un científico de notable reputación y participaba en numerosos congresos científicos internacionales.

Durante sus estudios, Einthoven se interesó en la actividad eléctrica del corazón después de ver una demostración de un dispositivo de electrocardiograma en bruto desarrollado por Augustus Waller, el fisiólogo británico, y continuó el camino trazado por otros investigadores en el tema.

Su investigación se basó en el electrómetro capilar, uno de los primeros instrumentos para detectar ondas eléctricas, que consiste en un cilindro de vidrio delgado lleno de mercurio y ácido sulfúrico. Con sus avances, pudo recrear un aparato más sensible a las variaciones eléctricas y permitió un registro más exacto de la actividad cardíaca.

Einthoven realizó sus primeras grabaciones clínicas en 1902, formando parte de la Academia Real de Arte y Ciencia. Estaba convencido de que sus hallazgos serían muy valiosos para el diagnóstico clínico.

En 1906, se encargó de explicarle a la comunidad científica el valor del electrocardiograma en la medicina clínica, aunque al principio le respondieron con escepticismo sobre la utilidad de la técnica.

El trabajo de Einthoven fue finalmente reconocido con un Premio Nobel de Medicina, pero cuando el aparato ya se fabricaba a ambos lados del Atlántico. Einthoven murió dos años después en Leiden, Holanda, y recién un año más tarde el electrocardiograma se convertiría en un instrumento fundamental dentro de la medicina clínica.